Publicado: 04/06/2012 de iancalvo en Texto
Etiquetas:, , ,
Guillermo Fadanelli, “Lodo”. Ed. Anagrama. México, 2002
¿Cómo puede un hombre razonable, con estudios, prudente, dejarse guiar por sus pasiones? Es ésta la pregunta que se hace a sí mismo Benito Torrentera, que a sus casi cincuenta años abandona su apacible vida de profesor universitario (de filosofía) para proteger a una joven criminal. La pasión que despierta en Benito el cuerpo y la malicia de Flor Eduarda, lo lanza a vivir una aventura impropia para sus años.

Lector de filosofía y minucioso conocedor de historia colonial, se entera, demasiado tarde, de que la razón y la erudición nunca serán suficientes para oponerse a la bestial atracción que le causa una mujer sin estudios, ni refinamiento, empleada de una tienda de autoservicio. Flor Eduarda, por su parte, se siente intrigada por este hombre que predica lo que no hace, quejumbroso y pesimista, carente de sentido común y ocupado en asuntos que a nadie le importan. Ambos personajes huyen en un coche viejo hacia Michoacán. Ella desea alejarse de las manos de la justicia; Torrentera, en cambio, desea poner los pies en un pueblo olvidado, Tiripetío, lugar donde cinco siglos atrás se impartiera la primera cátedra de filosofía en América. Una aventura no planeada comienza para ambos y en el horizonte las nubes parecen cerrarse para el cansado profesor y su inesperada alumna. Ninguno de ellos se imagina el desenlace, pero Torrentera presiente que, una vez más, el deseo se impondrá sobre las razones: y no le importa. En su edición mexicana de 2002, Lodo tuvo una extraordinaria acogida crítica: «Heredero de narradores estadounidenses como Kennedy Toole, Philip Roth, Truman Capote y John Fante, Guillermo Fadanelli es un bípedo que echa mano de la pluma para recordarnos provenientes del barro, en el sentido de exiliados de la norma impuesta y al mismo tiempo perennemente insumisos» (Mayra Inzunza, La Jornada Semanal). «Una figura ya imprescindible en la cultura mexicana, y poco a poco se le apreciará en otros ámbitos, debido a su lucidez desmitificadora, a la riqueza de sus logros literarios distantes de toda cortesanía y afán acomodaticio» (Sergio González Rodríguez, Reforma). «Novela cínica y reflexiva, Lodo es el mejor trabajo del autor. Una novela de amor, así el amor ocurra entre violencia y vileza. El libro se sostiene en sus despiadados aforismos y en su umbrosa visión del mundo. Allí Fadanelli, lector de Cioran y otros demonios, es apenas superable» (Rafael Lemus). «Una de las novelas más profundas de la literatura mexicana de los últimos tiempos» (Rafael Pérez Gay, Nexos). Lodo fue distinguida con el Premio Nacional de Narrativa Colima 2002, que otorga el Instituto Nacional de Bellas Artes a obra publicada, y fue finalista del Premio Rómulo Gallegos 2003. Por todo ello, la recuperación de Lodo, una de las mejores novelas mexicanas (y latinoamericanas) de la década, es sin duda un gran acontecimiento literario.

Elaborado por: Ian Calvo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s